domingo, 18 de noviembre de 2018

Las fotos que no están en LA MIRADA ESCRITA



      Fotografía de Ricardo Martín


                        Estás esperando a volverte niña insumisa otra vez para desordenar el otoño y su melancolía.

viernes, 12 de octubre de 2018

Del libro inminente: LA MIRADA ESCRITA



De Ricardo Martín



      De pronto, un mediodía de junio
      se despierta
      en los barbechos, en las cunetas,
      abre sus vainas de ala de efímera
      y le hace cosquillas en la boca
      a la hija de la primavera.

domingo, 23 de septiembre de 2018

De ENTRA UN VIENTO DE OLOR CIRUELA


      Resultado de imagen de la habitación roja matisse


      La habitación roja

      Extraña
      al pasaje del equinoccio
      en los almendros, a la curva
      de la mañana en las paredes,

      distanciada,
      arropada con el tejido
      denso del secreto de flores
      bajando para contener
      el frutero, la nitidez.

      Me pierdo en la forma
      de las ciruelas amarillas
      rodando en la mesa.

      (Un don encarnado ilumina
      internamente el equilibrio)

      Y soy yo,
      bisbiseando a los licores,
      repartiendo calma a las frutas,
      quien aleja voraces dientes
      de este día… nada
      se precipita al fin del gusto,
      nada abatido de las sillas
      de enea.

      Sentaos en la luz, les digo
      a los fantasmas.

domingo, 16 de septiembre de 2018

De LA MÚSICA DEL FUEGO


      Resultado de imagen de krishna y radha

      Instinto en la serenidad

      He conducido el elefante a la caza del tigre,
      hasta su guarecido bebedero, hasta las crías
      que jugueteaban con un ratón. Entre dos luces,
      cuando los pájaros de nerviosos nombres alertan
      a los monos que pestañean como adolescentes
      insensatos.

      He conducido el elefante a la caza del tigre
      por un territorio intratable que siempre me niega
      abanicos, plumas de marabú, de señoritas
      que capturan el tesoro de un hombre delicado,
      maduro, fiel, un rasurado gentleman discreto.

      ¿Por qué no puedo resistirme a salir, distanciarme
      de la casa que guarda un jardín donde los amantes
      no piensan en las pupilas amarillas del horror?

      Tú te quedas relatando las historias de Krishna,
      el seductor de piel azul, el Adorado, y Ella
      se adormila en tu voz, intima en tu voz, se abandona
      y en secreto te confunde con una melodía
      que baja
      lastimándola desde la noche de la evasión
      imposible.

      ¿Por qué no desisto de las huellas del tigre y vuelvo
      mientras el animal no me lame con sus colmillos
      y descincho al elefante para que ramonee
      tallos de primavera, y dejo las armas y vuelvo
      a tu lado, a la conversación femenina que Ella
      acompasa bajo tu voz de cazador nocturno?

sábado, 1 de septiembre de 2018

LA MIRADA ESCRITA

Así se titula el nuevo libro... que ni aún está a la venta... recién salido y con olor a libro asombrado con el aire.
Es un lujo, una alegría más bien, volver a colaborar con el fotógrafo y amigo Ricardo Martín García, (después de doce años con Cielos de Toledo) y una preciosidad elegante y bien diseñada el propio volumen editado por Cuarto Centenario. El prólogo de  Antonio Basanta es certero y lúcido.

Esta es la portada:

.....................................................................................................................................
 Y a modo de pequeño bocado de emoción una de las fotos con su poema






      Mira la casa:
      sus ventanas abiertas, negras,
      a punto de una quebradura.

      Quedan jirones de cortinas,
      las patas de la mesa, andrajos
      de un mantel con cubertería
      incoherente y sólo un plato.

      Como ese espacio más querido
      al que renuncian las arañas
      cuando llega el otoño.

      Vulnerables arañas
      de Alepo, hermosas, aplastadas
      arañas de Palmira.



jueves, 23 de agosto de 2018

De EL ESPEJO DEL VIENTO


De Robés


    El humo antiguo del deseo
    conversa
    con el calor.

    Un misterio femenino flota
    entre los abanicos.

    La respuesta sagrada
    recorre esa materia de humo,
    tiene los ojos de quien vive
    creyente,
    son ojos de mujer,
    ojos de madre que rescata
    al hijo muerto de la muerte,
    lo desclava
    y lo acuna,
    lo abanica,
    le da en el corazón
    para que mueva su regalo.

    ¿Qué importa ahora el tiempo
    que carece?



La historia de este libro catálogo es curiosa: El fotógrafo Robés ofreció a la entidad pública en la que yo trabajaba (hace tiempo) la oportunidad de una exposición con catálogo incluido. Dicha exposición nunca llegó a realizarse pero quedó el precioso libro. Me ofrecí para escribir los textos que acompañaran a algunas de las imágenes aunque, por escrúpulos éticos pues trabajaba en la misma entidad que los publicaría, aparecí con seudónimo: Nairam Casir ( anagrama de Marian Ricas). Sobra contar lo demás.
el espejo del viento: robes: fotografo (arte e imagen, nº 15)-jose antonio robes-9788477882787

domingo, 5 de agosto de 2018

De FANTASMAS Y CÁLAMOS






      En el jardín


      Una dama que pasea cuidando
      que sus pies no se mojen
      y levanta con elegancia
      su cabeza por observar
      el paso de las aves hacia el Sur.

      Lee los signos,
      oye a lo lejos el estruendo
      de la tormenta como una invasión
      que hubiese ido ganando poco
      a poco su dominio de calmada
      clausura.

      Susurra: lloverá muy pronto,
      y volverán a agitarse sus labios
      con el temblor de una palabra
      que no es suya, que ha madurado
      donde el agua prefiere
      amar el rostro que ella presentía.

      Ahora la vemos disimulando
      el nerviosismo,
      lee las señales en el aire húmedo
      y susurra: sé que vendrá.

      Camina despacio, nada parece
      acecharla
      pero su soledad
      se prepara para la bienvenida.